Automóviles de TV

La pequeña pantalla ha encumbrado al estrellato a muchos vehículos que han tenido más minutos televisivos que el mismísimo Jorge Javier Vázquez.

Automóviles mediáticos con personalidad propia que han pasado a rivalizar en protagonismo con los actores principales, convirtiéndose en un atractivo más de la serie.

Si en el post anterior hablé de los automóviles de película hoy le toca el turno a aquellos que han triunfado en televisión.
0p
Y es que hay autos que se asocian indisolublemente a los shows en los que participan: estamos ante máquinas de cuatro ruedas que chupan más cámara que el Mocito Feliz.

Bien sea por su espectacular aspecto, por ayudar al protagonista en sus aventuras o desempeñar un papel importante en la trama hay automóviles que son los auténticos fuera de serie de la TV.
Permaned atent@s a vuestra pantalla amiga y no toquéis el mando a distancia porque vamos a echar un vistazo a los coches que lo han petado en la “caja tonta”.

Starsky y Hutch. Cualquier serie de detectives que se precie ha de contar con potentes bólidos para dar caza a los malos. Esta producción de los 70 narraba las peripecias de los policías David Starsky (el moreno cachas) y Kenneth Hutch (el rubio intelectual) a bordo de un veloz Ford Torino rojo con una característica banda blanca.
sta
El Equipo A. Aquel adolescente de los 80 que no quisiera montar en la furgoneta del “Equipo A” no tenía alma. Era inconfundible al primer golpe de vista: negra con una franja roja que recorría todo el lateral de la carrocería y culminaba en un alerón en la parte superior.
Pese a esta apariencia nada discreta- y que siempre utilizaban el mismo vehículo- nunca consiguieron detener a los cuatro ex-militares…cosas de la tele.
Se trataba de una GMC Vandura que habitualmente conducía M.A. Barracus (a no ser que le hubieran dejado inconsciente porque iban a volar en avión).
Por su parte, el ligón de Fénix solía seducir a sus conquistas con un Chevrolet Corvette C4 Targa pintado en blanco con una raya roja.
atea
Corrupción en Miami. No uno, sino hasta dos Ferraris utilizaron los estilosos agentes Sonny Crockett y Ricardo Tubbs en su cruzada contra el narcotráfico. Empezaron con un Ferrari Daytona Spyder 365 GTS/4 negro del 72 (en realidad era una réplica sobre el chasis de un Corvette C3) para más tarde gozar de un Testarossa blanco, del mismo color que la estival indumentaria de Don Johnson.
Enzo Ferrari decidió que sus coches negros no salían favorecidos en las escenas nocturnas, por lo que decidió que Miami Vice usara un Testarossa blanquito.
ae
Luz de Luna. Pocos recordaréis a Bruce Willis con pelo, más allá de las primeras entregas de la Jungla de Cristal, pero el bueno de Bruce participó junto a Cybill Shepherd en una mezcla de drama, comedia y romance en 1985 llamado Moonlighting.
El argumento giraba a torno a dos investigadores privados que resolvían una serie de casos mezclando una relación amor-odio. Se valían para ello de un precioso BMW 635CSi plateado con 220CV.
bm
El coche fantástico. K.I.T.T. (Knight Industries Two Thousand) era el indiscutible referente automovilístico de las series de TV. Se trataba de un Pontiac Firebird Trans Am customizado con: una luz roja oscilante en la calandra, tres pares de faros antiniebla, un protector ahumado para los faros traseros, un bonito alerón y un salpicadero con más botones que un Boeing 747.
Sus habilidades no se limitaban a entablar palique con Michael Knight, de igual modo podía autoconducirse, saltaba como un antílope y despistaba a sus enemigos con su increíble armamento.
En 2008 se retomó el show con el papel principal reservado a un Shelby GT500 KR…pero ya no fue lo mismo.
dae
Magnum. El bigote de Tom Shelleck permanecía impertérrito en las trepidantes persecuciones a bordo de un flamante Ferrari 308 GTS. No se me ocurre un mejor modo de desplazarse por Hawái e investigar los sucesos más enrevesados.
mg
McGyver; nadie sabía a ciencia cierta a qué se dedicaba McGyver. Solo que, con una navaja de Albacete y tres alcayatas, podía salir airoso de las situaciones más peliagudas. Pues bien, este manitas se movía con un Jeep Wrangler, el “jarrillo lata” de los todoterreno. Un referente del 4×4 capaz de ayudar a Richard Dean Anderson a hacer una ‘bomba de humo’ ante cualquier amenaza.
mc
Beverly Hills 90210 ‘Sensación de Vivir ‘. Al mocerío billetudo que protagonizaba esta serie noventera le gustaba más un clásico que a la mujer de Flavio Briatore.
Brandon Walsh, el guaperas, iba todos los días al instituto en un icono americano: el Ford Mustang 289 de 1965.
3720
Mientras tanto, Dylan (que debía ser repetidor porque estaba endurecido como el roete de la Dama de Elche) era poseedor de un increíble Porsche 356 Speedster negro del 61 para deleitarse bajo el sol californiano…en el autobús urbano que iban los chiquillos.
dev
Walker Texas Ranger. Que a un americano le gusta una Pick-up más que comer perritos calientes a cascoporro es una realidad indiscutible. Así que Chuck Norris debía elegir una camioneta que resistiera sus sempiternas persecuciones y se decantó por la Dodge Ram 1500. Si es la mitad de ruda que su dueño podría resistir el impacto de un meteorito.
cn
CSI Miami. Si trabajas en un laboratorio criminalista, te llamas Horatio y te pasas el día viendo cadáveres es mejor acudir a la escena del crimen en un Hummer H2. ¡Dale a tu cuerpo alegría Macarena!
faaa
The Big Bang Theory. Sheldon, Howard y Penny han vivido desternillantes momentos a los mandos del Volkswagen Golf Cabriolet MkI. Un descapotable con una gran aceptación en el mercado norteamericano por sus compactas dimensiones, fácil mantenimiento y atractiva línea europea.
bb
Cuéntame. La familia Alcántara ha utilizado multitud de medios de transporte desde que llegara a los receptores de tubo de rayos catódicos, allá por 2001. La ficción española ha vivido momentos de gloria con el entrañable SEAT 800- y otros mitos de la mecánica de nuestro país- gracias a las peripecias de los personajes de Imanol Arias y Ana Duato.
cu
The Walking Dead. En la segunda y tercera temporada tuvo una gran presencia el Hyundai Tucson Limited 2010. Un SUV repleto de vitalidad para una serie con muchos muertos.
faaf
Coches y televisión han ido de la mano desde que Jordi Hurtado era becario. Una relación que nos deja momentos inolvidables y a unos automóviles que han conseguido convertirse en seña de identidad de los shows en los que participaron.
Seguiremos vibrando con arriesgadas carreras y deportivos de infarto en el salón de nuestra casa, porque los coches forman parte de nuestros sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s