Automóviles de cine

El cine ha cautivado desde su aparición a la humanidad. La gran pantalla nos permite meternos en la piel de otras personas, contemplar vivencias que de otra manera jamás experimentaríamos…soñar, reír, llorar y, en definitiva sentir.
En muchas de estas creaciones cinematográficas los automóviles que se han erigido en protagonistas de películas. Auténticos iconos que no se han conformado con rodar por las carreteras -o acudir a autocines- sino que también han rodado filmes, eclipsando a los más refutados actores con los que compartían plano.
c1
Sacamos la claqueta, iniciamos la cuenta atrás y gritamos “¡acción!” para recordar los vehículos que se han consagrado en el cine patrio.

Sor Citroën (1967). Citroën 2CV: empezamos por todo un clásico peninsular en el que el coche acapara hasta el título de la película. Versa sobre un convento de monjas que tiene a su cargo unas niñas huérfanas. Necesitan motorizarse y se hacen con el resistente 2CV; la hermana Tomasa será la encargada de conducirlo lo que le valdrá el sobrenombre de “Sor Citroën”.
c2
Sufre Mamón (1987). Ford Fiesta XR2: la primera incursión cinematográfica de los “Hombres G” se basó en el argumento de la canción “Devuélveme a mi chica” y narraba cómo se formó el grupo. Aprovechando el tirón de su máxima popularidad de los 4 integrantes, esta producción no pasará a los anales de la historia.

Por lo visto, el Ford Fiesta blanco era el coche del tipo que le levantó la novia a David Summers.
c3
Airbag (1997). Volvo 850 T5: la versión más potente del 850 chupa más cámara que muchos de los actores en esta alocada despedida de soltero que ‘van de culo’ en busca de un anillo.
c4
Perros Callejeros (1977) y Torrente (1998). SEAT 1430: mientras uno lo utilizaba para ‘apatrullar la ciudad’ el otro lo hacía para huir de la justicia. Un claro guiño de Santiago Segura a uno de los delincuentes cañí motorizados más afamados.
c5
Si abandonamos nuestras fronteras, los ejemplos son igual de prolíficos.

James Bond (1962). Varios: el agente 007 no escatima en coches de lujo para ejecutar sus peligrosas misiones. A su sofisticado gusto por los gadgets y la tecnología se une una pasión por los coches más prestacionales.
c6
Sin embargo, el deportivo de Bond por antonomasia siempre fue Aston Martin. La exquisitez y elegancia inglesa casaban perfectamente con la flema británica del personaje de la novela de Ian Fleming.
c7
Así, todos recordamos: el Aston Martin DB5 de 1964 en ‘Goldfinger’, el Lotus Esprit submarino de 1977 en ‘La espía que me amó’, el BMW Z3 en ‘Golden Eye’, BMW 750 iL (1999) ‘Tomorrow never die’, BMW Z8 (1999) ‘The world is not enough’, el Aston Martin Vanquish (2002) en ‘Die Another Day’, Aston Martin DBS (2006) de ‘Casino Royale’ o el Aston Martin DB10 en la próxima ‘Spectre’.
c10
Herbie (1968). Volkswagen Beetle: Disney humanizo a un Escarabajo en su película ‘Herbie a toda marcha’ y todos deseabamos tener un coche tan adorable como él. Su color blanco, sus franjas azul, blanca y roja (colores de Estados Unidos), su número 53 y ese peculiar “pestañeo de faros” fueron las señas de identidad que lo convirtieron en el automóvil preferido de los niños.
c14
Taxi (1999). Peugeot 406: la trama de este filme francés gira en torno a un taxista marsellés que vive infinidad de aventuras a borde de su 406 blanco tuneado. Con más alerones que un avión de combate esta berlina equipaba un V6 modificado que le permitía rozar los 300km/h.
c15
Taxi Driver (1976).Checker Cab: sin embargo, el taxi más famoso fue el que aparecía en el drama estadounidense dirigido por Martin Scorsese e interpretado por Robert De Niro.
c16
Transformers (2009). Chevrolet Camaro: mientras que Optimus Prime era una cabeza tractora T904 Kenworth Truck, el robot Bublebee comienza siendo un Camaro del 76 muy desmejorado y acaba transformándose en un reluciente Camaro Concept.
c17
Thelma y Louise (1991). Ford Thunderbird: la road movie sobre la frenética y trágica huida de dos amigas se desarrolla al volante de un Ford clásico descapotable americano de 1966.
c18
Austin Powers (1997) Jaguar E-Type: el espía británico más histriónico conducía un deseado Jaguar del 61 decorado con la bandera del Reino Unido.
c19
El Graduado (1967). Alfa Romeo 1600 Spider Duetto: Dustin Hoffman popularizó el bello cabrio italiano en esta película donde interpreta a un recién graduado sin planes de futuro.
c20
Bullit (1968). Ford Mustang GT 390 Fastback: el ‘pony car’ realiza una de las persecuciones más espectaculares de la historia del cine por las empinadas avenidas de San Francisco. No se lo debió de pasar mal durante el rodaje el bueno de Steve McQueen.
c21
Paseando a Miss Daisy (1989). Hudson Commodore: ganadora de un Óscar el mismo año de su estreno, este film supuso el espaldarazo definitivo para Morgan Freeman.
c22
Risky Business (1983). Porsche 928: un jovencísimo Tom Cruise se queda ‘solo en casa’ y la situación se le va de las manos con lumis de lujo incluidas. Aprovecha para hacerle kilómetros al 928 de sus padres…le podía haber pasado a cualquier españolito de a pie (modo irónico on).
c23
Los Cazafantasmas (1984). Cadillac Miller-Meteor: No había espectro que se resistiera en Nueva York a los “Ghostbusters”. Bill Murray y los suyos acudían raudos y veloces con este descomunal familiar que ya hubiera querido para sí Iker Jiménez…y recordad: “¡No crucéis los rayos!”.
c24
Parque Jurásico (1993). Ford Explorer: los todoterrenos en los que los visitantes a este ‘Port Aventura de los dinosaurios’ se desplazaban (y huían de los prehistóricos depradores) eran el conocido 4×4 de Ford.
c25
60 segundos (2000). Shelby Mustang GT 500: tomad nota: para robar 50 coches en 3 días para que tu hermano siga con vida lo mejor es un Shelby. Nicolas Cage puede dar fe de ello.
c26
Transporter (2002). Audi A8: “No soy un taxista, soy un transporter”, aseveraba el cachas de Jason Statham mientras derrapaba con su potente Audi negro y su elegante traje para evitar ser atrapado.
c27
Pretty Woman (1990). Lotus Esprit: a todos nos hubiera gustado engranar convenientemente las marchas del bonito Lotus del millonario Richard Gere tras recoger a Julia Roberts. Como curiosidad: Ferrari y Porsche se negaron a que sus deportivos aparecieran en la película para no dar a entender que sus clientes recurrían a servicios de prostitutas. Las ventas de Lotus se triplicaron durante los siguientes años.
c28
The italian job (2003). Mini Cooper: tres Minis de color azul, blanco y rojo son utilizados para dar el último golpe de Michael Cain. Las increíbles persecuciones por ciudad a bordo de estos pequeños bólidos se convierten en recuerdos indelebles en nuestras mentes.
c29
Dos policías rebeldes (1995). Porsche 911: a estos chicos malos les va la marcha y deciden que, para detener a los malos, les viene corto un C4 Picasso como a nuestros cuerpos de seguridad. Así que combaten el crimen con un nueveonce Turbo y un Ferrari 575M Maranello, ‘casi ná’.
c30
Regreso al futuro (1985). DeLorean DMC-12: el aspecto futurista del DeLorean le valió para ser elegido como máquina del tiempo (dos años después de su desaparición) en la saga ‘Back to the future’. Marty McFly y el doctor Emmet Brown convirtieron en leyenda a este mal logrado deportivo que fue un fracaso comercial para su marca. De poco sirvió el condensador de fluzo.
c31
Cars (2006). Varios: pese a que “Rayo McQueen” es solo una animación pueden atisbarse en él rasgos de coches reales. Parece tratarse de una mezcla de Chevrolet Impala de la NASCAR, Mazda MX5 y Dodge Viper.
Con el resto de personajes la respuesta parace más evidente. Sally es un Porsche 911 Carrera; Doc Hudson sería un Hudson Hornet; el Sheriff un Mercury Club Coupé; mientras que Luigi es un simpático Fiat 500 ; Sarge un Jeep Willis y Filmore un Volkwagen Combi.
c32
A todo gas (2001). Toyota Supra: ha sido la saga más popular de carreras de coches en la década de 2000. La octava entrega no contará con la participación de Paul Walker, fallecido en trágicas circunstancias en 2013. En el film aparecen todo tipo de deportivos customizados para realizar competiciones ilegales, el más carismático ha sido el Toyota Supra en su primera entrega.
c33
El diablo sobre ruedas (1971). Plymouth Valliant: la ópera prima de Steven Spielberg narraba la angustiosa persecución que sufre un hombre de negocios, tras adelantar a un viejo y oxidado camión cisterna, por las desérticas carreteras norteamericanas.
diablo-sobre-ruedas
Antes de mostrar los títulos de crédito y concluir es de recibo recapitular: todo este elenco de máquinas ha demostrado la capacidad de transmitir valores a través de su intervención en el invento de los hermanos Lumière, bien como protagonistas o secundarios.

Ternura, velocidad, agresividad, ciencia ficción, protección, libertad…son algunos de los atributos que los automoviles expresan, llegando a humanizarse y convertirse en un actor más. El binomio cine-coche está cada vez más asentado en las carteleras….y es que es evidente: sobre cuatro ruedas todo tiene que salir rodado.

Muchos echaréis de menos en estas líneas a lo coches más televisivos. Dedicaré un nuevo post a analizar los automóviles que han triunfado en la pequeña pantalla, pero eso será otra película.

THE END

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s