Elementos de tu coche en vías de extinción

Que la tecnología avanza a pasos agigantados es un axioma que no merece discusión alguna. No hace falta referirse a gadgets o aparatos de última hornada, cualquier pequeño dispositivo que nos rodea queda anticuado en 6 meses. ¿Obsolescencia programada? en unos casos puede que sí, en otros simplemente la fórmula ‘renovarse o morir’ empuja a los fabricantes a no quedarse atrás. Cualquier producto o bien de consumo es relevado al poco tiempo por un producto más perfeccionado y el mundo de las 4 ruedas no iba a ser ajeno.
aaa
La industria automovilística es una de las pioneras en incorporar los avances más punteros en todas sus vertientes: motores, sistemas de infoentretenimiento, materiales, etc. Pensad en el coche que tenía vuestro padre….mejor no, recordad qué vehículo teníais allá por 2006 (siempre que no lo mantegáis todavía, claro). Quizás no lo percibáis tan distinto a un modelo de 2016 a grosso modo, pero conducir una y otra generaciones revelaría el salto evolutivo. No hay más que echar un vistazo a un compacto medio de hace una década junto a su sustituto, presentado hace relativamente poco. Las diferencias son abismales en el exterior, en el interior y aún más flagrantes al volante.
d1
d2
Han pasado solo 10 años, mas un coche de cualquier segmento ha sufrido una transformación brutal en estos dos lustros. El implacable rodillo de Chronos, dios del tiempo, pasa factura a seres vivos y máquinas por igual.
Tanto Internet como la informática han hecho acto de presencia en los automóviles, gestionando la mayoría de sus funciones y conectándolo telemáticamente. Estamos ante auténticos ‘ordenadores motorizados’ que se encargan de autodiagnosticarse y velar por la seguridad de sus ocupantes.

Basta con decir que en 2006 aún no había aparecido el iPhone, faltaban 4 años para el nacimieno del iPad (y por ende el fenómeno tablet), empezaba a popularizarse Facebook, la Wii estaba recién salida del horno, los móviles Nokia seguían triunfando con sus teclados clásicos como Bisbal en agosto y el propio ‘Bisbi’ se cortaba su famosa melena de rizos.
d3
Debemos hacernos a la idea: el coche de 2026 prescindirá de algunos elementos que hoy podemos considerar normales y cotidianos. Desmenucemos esos sistemas que están en peligro de extinción y a los que es mejor que no cogerles mucho cariño.

Instrumentación analógica. Olvidaos del tradicional panel de instrumentos compuesto por relojes de agujas. Los salpicaderos del futuro serán pantallas TFT, totalmente personalizables como un simulador de la PlayStation. Podremos elegir el color, la información que queremos que aparezca y distribuirla a nuestro antojo.
Las versiones más avanzadas de Audi, Mercedes-Benz, Lamborghini, Ferrari o Lexus ya incorporan este tipo de instrumentación en displays de hasta 12,5″. Recientemente Peugeot ha presentado su nuevo i-Cockpit, un cuadro de mandos 100% digital. Sus ventajas: mayor precisión, facilidad para incorporar todo tipo de información (mapas, datos del propio vehículo, del sistema multimedia) y la comodidad para el conductor de no apartar la vista de la carretera a la hora de realizar cualquier consulta.
d4
Llaves. Desterremos desde este preciso instante el concepto de llave convencional. En un abrir y cerrar de ojos los coches no necesitarán que insertemos ningún metal para acceder a ellos o arrancar el motor.
Podremos controlar las funciones de nuestro automóvil a través del mismo teléfono móvil o desde pequeños mandos con pantallas LCD. En ellos comprobaremos el nivel de combustible, la carga de las baterías (en caso de ser eléctricos) o simplemente podremos localizar nuestro vehículo.
Jaguar ya incorpora en su F-Pace la “Jaguar Active Key”, una pulsera de caucho que permite abrir el coche con solo acercar la mano a la cerradura. Perfecta para cuando practicamos deporte o llevamos las manos ocupadas.
d5
El BMW serie 7 es capaz de aparcar sin su conductor en el interior. Puede dirigirse desde fuera con su llave para entrar y salir de lugares estrechos. ¿Dónde están las llaves?…matarile, rile, rile.
d6
Rueda de repuesto. Lo cierto es que hoy día el coche que incorpore un neumático para casos de emergencias de tamaño normal es una rara avis. Éstos fueron reemplazadas por las denominadas ‘galletas’, ruedas de un grosor inferior indicadas para poder llegar al taller más cercano y repararlas.
Cada vez más, los vehículos incorporan kit antipinchazos. La razón es que ocupan menos espacio en el maletero y reducen el peso de lo coches. Los contras: hay que renovarlos cada 4 ó 5 años.
d7.jpg
Reproductores de música. Si habéis vivido la época de los radiocasettes recordaréis vuestro coche lleno de cintas , tener que llevaros la radio a cuestas cada vez que aparcabais o esconder el frontal bajo el asiento para evitar robos…enhorabuena todo eso es historia. Los equipos de sonido ya vienen incorporados en la consola central de los vehículos. Funcionarán por Wi-Fi o USB, nos bajaremos las canciones desde la nube y estará sincronizado con todos nuestros dispositos Android/ iOS. Por descontado no utilizaremos botones, todo será táctil.
d8
Freno de mano. Se acabó aquello que decían los padres o el profesor de autoescuela tras detener el coche: “¡tira del freno de mano y que suene!”. Se referían al sonido del engranaje del freno de estacionamiento tras elevarlo manualmente para inmovilizar el automóvil.
La clásica palanca está siendo sustituida por un freno eléctrico que se acciona pulsando un botón. Con ello ganamos en espacio entre los asientos y las marcas crean nuevos huecos para guardar el móvil u otros dispositivos. Las firmas más puristas mantendrán el freno tradicional para aquellos nostálgicos que añoren ‘hacer sonar la carraca’.
d9
Aparcamiento. Las grandes pantallas, la multitud de sensores alrededor del coche y las cámaras por doquier harán de la maniobra de aparcar un recuerdo del pasado. Casi todos los fabricantes están evolucionando a pasos agigantados sus sistemas “Park Assist”. Los coches buscarán estacionamiento por nosotros, calcularán el espacio y maniobrarán solos.
Se acabaron aquellos nervios propios a la hora de aparcar que nos llevaban a apagar la radio o a obligar al copiloto a bajarse y gritarnos: “¡gírala toda!”
1q.jpg
Retrovisores. Cada vez más los prototipos y concepts cars nos muestran el reemplazo de los anticuados espejos por cámaras de alta definición. Los diseños afilados y en cuña de los automóviles modernos sacrifican la visibilidad por la estética. Cada vez disponemos de menos superficie acristalada en el interior del habitáculo, lo que redunda en más ángulos muertos.
La proliferación de displays cada vez más generosos permitirá visualizar todo lo que suceda entorno a nuestro coche a través de pequeñas cámaras repartidas por la carrocería.
d11
Ceniceros y mechero. las leyes antitabaco han ido eliminando progresivamente cualquier objeto relacionado con los cigarrillos. Antiguamente todos los coches contaban con un encendedor, una resistencia de 10 amperios ubicada en la consola central o en los aledaños de la caja de cambios. Actualmente las marcas ofrecen como opción un ‘pack fumador’ que, por un pequeño sobrecoste, lo instala de serie en el vehículo.
d12
Apertura manual del maletero. El Kuga de Ford fue el precursor del portón de apertura automática. Una idea genial para abrir el maletero pasando el pie por debajo del parachoques cuando llevamos las manos ocupadas. No solo hay mecanismos que abren mecánicamente la puerta de la zona de carga, sino que algunos modelos también incluyen un interruptor que además la cierra.
qq
Iluminación LED. A los faros LED les queda un suspiro, han quedado deslumbradas por un nuevo ingenio; la tecnología láser desarrollada por BMW supone un gran avance en el campo lumínico. Las ópticas láser consiguen un alcance de 600 metros ahorrando un 30% de energía respecto a su equivalente LED.
En condiciones de baja iluminación se combina con una cámara de infrarrojos lo que redunda en un gran avance en aras de la seguridad.
Por su parte los faros traseros adoptarán la iluminación orgánica u OLED. Se genera luz a través de capas semiconducturas que mostrarán diferentes tipos de diseño. Esto permitirá transmitir nuestro estado de ánimo o el modo de conducción que estamos practicando.
d14
Desterremos nuestro concepto actual de automóvil. La mayoría de elementos que hemos visto en estos párrafos desaparecerán más pronto que tarde, dando paso a sofisticados sistemas que nos asistirán en la conducción.
Los conductores del mañana descubrirán con asombro cómo conducíamos en el presente en algún museo del automóvil o en la Wikipedia. Sin embargo, siempre podremos embelesar a nuestros nietos contando historietas sobre los prehistóricos coches de 2016 y sermonear con nostalgia “aquello sí que era conducir”.
zzz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s