Marcando territorio

Un aullido estremecedor recorre el mundo de las berlinas, son los auténticos depredadores de la automoción. Son los ‘sedanes alfa’ que están marcando su territorio, redifiniendo la categoría e imponiendo su ley.
No se andan con chiquitas: han ido minando poco a poco la moral de sus adversarios hasta hacerles recular y abandonar su territorio.

Explicaré esta metáfora animal ejemplificando lo sucedido en el hábitat salvaje de las berlinas en estos últimos tiempos.
Los segmentos D y E han sido copados por las berlinas medianas y grandes. Una manada de vehículos con gran aceptación por su versatilidad, abarcando a un gran número de clientes potenciales. Desde parejas que estrenan paternidad, familias consolidadas o conductores con un eminente poder adquisitivo.
Tanto los fabricantes generalistas como los premium han querido contar con algún representante en sus gamas para satisfacer a tan heterogénea demanda.
Sin embargo, algo ha cambiado en estos últimos lustros. Casi todas las marcas contaban en su gama con una berlina media y otra de representación; ésta era las veces el buque insignia de la gama y, aunque contaba con un nicho de mercado poco representativo, solía mantener un sólido grupo de compradores.
La berlina de representación también tenía un papel puramente simbólico: era una muestra de lo que la firma podía llegar a hacer. Una especie de reflejo del potencial del fabricante y escaparate tecnológico de sus destrezas automovilísticas.
m6Por ilustrar todo lo argumentado: Opel ofertaba en 2003 el Vectra (como modelo familiar medio) y el Omega era su tope de gama.
Alfa Romeo repetía la fórmula con los 156 y 166, como candidatos a conquistar al exigente conductor de 2001.
No obstante, a día de hoy, repasando la lista de automóviles ofertados en las marcas generalistas observamos que esta jerarquía en las berlinas se ha extinguido.

¿Por qué desaparecieron las berlinas de lujo en los fabricantes medios? No, no fue un meteórito esta vez…ni el cambio climático 😉
El coste de fabricación de un familiar para un fabricante medio es elevado, mientras que las marcas premium (BMW, Audi, Mercedes, Lexus…) han rebajado sus precios para ampliar su público objetivo. El resultado: una berlina de lujo de un fabricante generalista tenía un precio equivalente a una berlina media de un premium. Y ante esta circunstancia las cifras han sido demoledoras: una persona con un presupuesto entre 40.000-50.000€ se decantaba por un BMW mediano antes que por un Renault excelso.

3g

Los tres germanos se han convertido en las bestias pardas dominantes del segmento D.

Este panorama ha ido perfilando la gama de sedanes de las factorías.
Una retirada a tiempo es una victoria, así que las marcas han readaptado su oferta fusionando los productos que antes vendían claramente diferenciados. De este modo, las nuevas berlinas no son tan pequeñas como lo eran las de hace unos años. Ahora están más equipadas y son más amplias (para intentar abarcar ambos segmentos con un solo modelo).

Renovarse o morir: en esta ocasión ha sido fundamental saber medir las fuerzas y no morir en el intento. La solución pasa por intentar fagocitar dos tamaños de vehículos para no abocar al fracaso.
Vamos a verlo de una forma más visual, repasando la estrategia de las marcas en estos últimos años.alfa
El caso de Alfa Romeo es peculiar porque, hasta hace unos meses, no disponía de un 4 puertas. De hecho, desde 2011 que desapareció el 159 no había ni rastro de un familiar.
Tanto el Alfa 166 como el 156 llevaban marcados el espíritu deportivo en su cadena genética. Actualmente retorna a este segmento confiando su futuro al resurgir del Giulia.
citroen
A mediados de los 90 Citroën hacía de sus berlinas un referente de comodidad gracias a la supensión hidroneumática. Hoy día lo sigue siendo con el C5, que engloba a los antiguos Xantia y XM.
Como respuesta a la crisis mundial, Citroën ha lanzado recientemente el C-Elysée, basado en el C4 e ideado para mercados emergentes. Un coche de bajo coste, robusto, con buena habitabilidad y un portaequipajes inmenso.
fiat
Los más avezados en el mundo del motor todavía recuerdan al Fiat Croma, el primer vehículo turbodiésel en incorporar la inyección directa. Tenía un hermano menor que respondía al nombre de Tempra, con 500 litros de maletero y derivado del Tipo. Precisamente Tipo es la berlina racional que rescatan los italianos en 2016 para hacerse hueco en esta categoría.
ford
Los usuarios del Scorpio eran elevados al mayor grado de elegancia de Ford. Mientras, el Sierra pretendía satisfacer a un perfil de conductor más popular y deportivo con las versiones Cosworth.
El actual Ford Mondeo suple a sendos modelos otorgando un equipamiento y tamaño pertenecientes a un segmento superior, pero ajustando su precio al máximo.opel
Opel estrenaba siglo alardeando de exitosos vehículos de 3 cuerpos con el Vectra y el Omega. El Signum fue la última intentona de los de General Motors para aferrarse a un segmento cada vez más inaccesible.
En 2009 aparecía el Insignia y, como su nombre indica, fue designado buque insignia.
peugeot
Peugeot se jacta de poseer una saga de sedanes de rancio abolengo casi desde su fundación. Los 405, 406 y 407 suponían un escalafón inferior a  los refinados 605, 607 hasta 2011. Fecha en la que PSA decidió que el 508 se coronaría como el nuevo ‘Rey León’.renault
Renault 25, Safrane o el estrafalario VelSatis son ilustres automóviles de representación inherentes al fabricante galo Renault.
El Laguna empezó a acaparar el protagonismo de los del rombo tras la ausencia de un buque insignia en toda regla. En 2015 el Talisman se hormona y pega el estirón para intentar suplir tal carencia.
seat
SEAT tuvo un tímido conato de sedán de lujo con el Exeo que duró 4 años. Basado en el Audi A4 B7, era lo más parecido a un premium low cost.
En un escalón inferior encontrábamos al Altea, un modelo orientado a las familias que también ha entonado el canto del cisne en 2015.
Para suplir a ambos modelos SEAT ha resucitado la denominación Toledo, que asegura un sencillo sedán con amplio interior y espaciosa zona de carga.
skoda
Capítulo aparte merecen el Volkswagen Phaeton y el Skoda Superb. Las dos berlinas del Grupo VAG siguen caminos bien distintos.
El Phaeton fue un intento de alcanzar un segmento superior, aunque sus ventas fueron siempre simbólicas. Volkswagen ha decidido enviarlo al cementerio de elefantes en unos meses y crear un nuevo buque insginia híbrido, que se sitúe por encima del Passat.
La alternativa práctica y compacta de VW es el Jetta. Sobre la plataforma del Golf aporta soluciones a aquellos que necesiten mayor espacio de carga.

El Octavia y el Superb responden a un curioso caso de canibalismo dentro del grupo germano, digno de un documental de la 2. Son berlinas que comparten plataforma con los familiares del Grupo Volkswagen (con calidad inferior de acabados), pero unas tarifas muy competitivas.
Desafían con uñas y dientes a sus primos con unas ventas más que aceptables, siendo un alternativa modesta a los A4, Jetta y por supuesto Phaeton. ¡Bravo por Skoda!
inf
Otras firmas como Nissan o Toyota, delegan sus joyas de la corona a sus filiales de lujo: Infiniti y Lexus, respectivamente.

La lucha por el territorio de las berlinas es encarnizado. Cada marca intenta buscar su lugar dentro de la selva automovilística, rastreando los puntos débiles de sus rivales para hacer de ellos sus virtudes.
Una jungla de asfalto donde las ventas ponen a cada uno en su sitio, haciendo desaparecer algunas especies, pero creando otras más fuertes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s